Puntos a valorar en una oferta de empleo

Tanto si hemos participado en un proceso de selección como si hemos sido contactados directamente por una agencia de talentos o una empresa, nos hemos enfrentado a una decisión compleja: decidir si permanecemos en nuestra posición actual o asumimos el riesgo de aceptar un nuevo proyecto.

Con frecuencia, impulsados por la ansiedad y la necesidad, no tomamos el tiempo necesario para analizar en detalle los puntos a valorar en una oferta de empleo que influyen en una decisión tan importante como la de aceptar un nuevo puesto de trabajo.

Algunos de estos factores se relacionan con aspectos anteriores a la entrevista, mientras que otros se van desarrollando a medida que avanzamos y profundizamos en el proceso, a través de la información proporcionada por el posible empleador.

Si sigues los puntos que vamos a exponer a continuación, no puedo garantizar que acertarás en tu elección, pero puedo asegurarte que tomarás tu decisión de manera más consciente, habiendo sopesado cuidadosamente los aspectos positivos y negativos.

¿Que valorar en una oferta de empleo?

¿Qué puntos se deben valorar en una oferta de empleo?

Es fundamental evaluar una oferta de trabajo con imparcialidad, lo que significa que no debes ceder a la urgencia de aceptar empleo a cualquier costo. A continuación, se presentan algunos aspectos que debes considerar antes de dar tu aprobación a una posición laboral:

  • En primer lugar, ten en cuenta que el sueldo tiene que ser proporcional al empleo que realizas. Rechaza cualquier propuesta de empleo que tenga un sueldo que no vaya en contra de la dignidad de la persona. Valórate a ti mismo, siempre.
  • Valora también la transparencia de la empresa a la hora de informarte sobre el puesto de trabajo. Pregunta todas las dudas que tengas, siéntete cómodo a la hora de informarte. Tienes que hacerlo incluso en una oferta que implique trabajar por internet. Para ello, en ese caso, la empresa tiene que tener una página web con los datos físicos.
  • Analiza el horario de la oferta de empleo. Puede que sea incompatible con otras cosas que para ti son importantes. Por ejemplo, tu tiempo de estudios en caso de que seas universitario. O también, con el cuidado de los hijos en caso de que ya tengas familia. Cada persona debe de establecer sus propias prioridades y poner en orden sus necesidades.
  • También puedes valorar si el trabajo se encuentra en tu ciudad de residencia o por el contrario, tendrías que cambiar de provincia. En ese caso, tendrás que hacer balance de la situación para tomar una decisión.
  • Cultura de la empresa: Investiga la cultura de la empresa para asegurarte de que encajas en ella. ¿Compartes los valores y la misión de la empresa? La cultura de trabajo y el ambiente laboral pueden influir en tu satisfacción y bienestar en el trabajo.
  • Desarrollo profesional: ¿La empresa ofrece oportunidades de desarrollo y crecimiento profesional? ¿Tiene programas de capacitación o planes de carrera? Evalúa si la oferta de trabajo te permitirá avanzar en tu carrera a largo plazo.
  • Beneficios y compensaciones adicionales: Además del salario, considera otros beneficios como seguros de salud, vacaciones pagadas, bonos, opciones de acciones, entre otros. Estos beneficios pueden aumentar el valor total de tu paquete de compensación.
  • Equilibrio entre vida personal y laboral: Evalúa si la empresa promueve un equilibrio saludable entre la vida personal y laboral. ¿Ofrecen horarios flexibles, trabajo remoto o políticas de licencia generosas?
  • Estabilidad y trayectoria de la empresa: Investiga la estabilidad financiera de la empresa y su historial de crecimiento. Esto puede proporcionar pistas sobre la seguridad a largo plazo de tu empleo.
  • Expectativas y responsabilidades del puesto: Asegúrate de comprender claramente las expectativas y responsabilidades del puesto. ¿Te sientes cómodo con las tareas que se te asignarán?
  • Evaluación de la competencia: Investiga cómo se compara la oferta de trabajo con otras oportunidades en el mercado. ¿Es esta la mejor oferta que puedes obtener en términos de compensación y condiciones laborales?
  • Opiniones de empleados actuales o anteriores: Busca opiniones de empleados actuales o anteriores de la empresa en sitios web de reseñas o redes profesionales. Esto puede proporcionarte información valiosa sobre la experiencia de trabajar en la empresa.
  • Ubicación y transporte: Considera la ubicación del lugar de trabajo y cómo afectará tu vida diaria. Evalúa la distancia desde tu hogar y las opciones de transporte disponibles.
  • Estabilidad del sector: Investiga la salud y la estabilidad del sector o industria en la que opera la empresa. Algunos sectores pueden ser más volátiles que otros.
  • Normativas laborales y contrato: Asegúrate de comprender completamente los términos y condiciones de tu contrato de trabajo, así como las leyes laborales aplicables en tu país. Esto puede incluir detalles sobre el período de prueba, términos de rescisión y derechos laborales.
  • Reubicación o viajes: Si el trabajo implica viajar o reubicarte, considera cómo esto afectará tu vida y tus responsabilidades personales.
Te recomendamos ver también  ¿Se puede trabajar con 15 años en España?

Fíate de tu propio criterio y de tu intuición a la hora de valorar una oferta de trabajo. Por ello, estate atento ante cualquier posible estafa y rechaza los empleos que son falsos.

¿Como valorar una oferta de empleo?

Los resultados de combinar estos atributos

En este análisis se desprende otro aspecto relevante, que se refiere a la cuestión de los beneficios y cómo se combinan con los seis atributos mencionados anteriormente. Se pueden identificar tres elementos fundamentales que desempeñan un papel crucial al tomar decisiones laborales.

En primer lugar, se encuentra la flexibilidad y la personalización. La gente no ve como un beneficio que todos reciban exactamente lo mismo, sino que las empresas están evaluando cuán diversos deben ser los beneficios para adaptarse a las necesidades individuales.

No hay un enfoque único para todos, ya que las empresas pueden ofrecer una variedad de beneficios adaptados a diferentes personas. La combinación de flexibilidad y personalización da lugar a una amplia gama de beneficios que se ajustan a cada colaborador. Por ejemplo, un estudiante universitario podría no encontrar valioso que la empresa ofrezca pagar su matrícula, pero sí apreciaría que cubra el costo de los libros de texto que necesita.

Estos son ejemplos en los que los beneficios adquieren un significado especial. Lo mismo ocurre con los planes de jubilación, que son relevantes para aquellos que están cerca de la jubilación, pero no necesariamente para empleados en niveles iniciales.

Por último, es esencial destacar que los beneficios están relacionados con un tercer elemento: la compensación en términos de rendimiento financiero. Esto se aplica especialmente a ciertos roles que pueden estar sujetos a impuestos sobre las ganancias. Se debe considerar en qué medida los beneficios contribuyen a que el salario sea más rentable para los empleados.

Te recomendamos ver también  Trabajar como transcriptor de videos desde casa o de forma remota

Deja un comentario